Portada de Tratado de la Justicia y del Derecho, ISBN: 978-84-290-1830-1, de Fray Domingo Soto

Tratado de la Justicia y del Derecho

Tomo II

La justicia, según Domingo Soto, cofundador de la Escuela de Salamanca, es el eje que vincula ley y derecho, los dos núcleos de su De iustitia et iure.

Papel:20,00 €

Disponible

20,00 € + 0,00 € de gastos de envío (sólo España península).
Seguramente el precio final más ajustado que encuentres

ISBN:978-84-290-1830-1
Depósito legal:M-36624-2014
Páginas:302
Dimensiones: 13,00 cm x 21,00 cm.
Plaza de edición: Madrid , España
Encuadernación: Rústica
Idiomas: español (castellano)
Fecha de la edición:
Edición: 1

PDF , ePub : 16,29 €

Disponible

ISBN:978-84-290-1830-1
Peso pdf:2.32 Mb.
Peso epub:0.36 Mb.
Fecha de la edición:2015
Edición: 1

Información detallada:

Resumen del libro

Fray Domingo Soto (1494-1560). Fue uno de los grandes alumnos de Francisco de Vitoria. Estudió en Alcalá y en París. En 1520 regresó a la Universidad de Alcalá y se encargó de la cátedra de Metafísica. En 1525 ingresó en la Orden de Predicadores y en 1532 ocupó la cátedra de Teología en la Universidad de Salamanca. En 1548 es nombrado confesor del emperador Carlos I, pero renuncia tras dos años para continuar su trabajo en Salamanca. La justicia, según Domingo Soto, cofundador de la Escuela de Salamanca, es el eje que vincula ley y derecho, los dos núcleos de su De iustitia et iure. Y la justicia, cuyo tratamiento último lo proporciona la filosofía y la teología, es una virtud humana que busca la justa relación de dos elementos, y que tiene por objeto la equidad, que se mide no tanto por la intención del agente, sino por su contenido objetivo En De iustitia et iure, la virtud de la justicia ocupa un papel central en dos sentidos. En primer lugar, la justicia es uno de los dos grandes temas elegidos para esta obra, titulada Sobre la justicia y el derecho (tomando el nombre del primer libro de los Digesta del emperador Justiniano, el cual comienza con el capítulo del mismo nombre). En segundo lugar, la justicia desempeña un papel particular porque es la noción central a la cual se confía la tarea de coordinar los dos grandes temas de la obra, que, en efecto, no son la justicia y el derecho, sino la ley y el derecho. Por eso se puede afirmar que Soto se vale de la justicia para pasar de la ley al derecho. Así abandona en su obra el método tradicional, seguido también por Francisco de Vitoria en sus lecciones, que consistía en comentar la SummaTheologiae recorriendo fielmente la secuencia de las dos cuestiones —tal y como fue distribuido por Tomás de Aquino—.

Ver el tomo I.


Índice

LIBRO SEGUNDO
De la justicia y del derecho

CUESTIÓN 4ª. Sobre los preceptos del Decálogo en par-
ticular

ARTÍCULO 1º. Si los preceptos del Decálogo son mandamientos de justicia

Artículo 2º. Si el primer precepto del Decálogo está redactado de una manera conveniente

ARTÍCULO 3°. Si el precepto segundo está redactado en forma conveniente

ARTÍCULO 4°. Si está bien puesto el tercer precepto sobre la santificación del sábado

ARTÍCULO 5°. Si el cuarto precepto sobre honrar a los padres está redactado convenientemente

ARTÍCULO 6º. Si los restantes seis preceptos danse con modo y orden conveniente

CUESTIÓN 5ª. De los preceptos ceremoniales

ARTÍCULO 1º. Si los preceptos ceremoniales fueron de cuatro clases, a saber, sacrificios, sacramentos, cosas sagradas y observancias

ARTÍCULO 2°. Si pueden dárseles legítimas causas a cada una de estas especies de ceremonias

ARTÍCULO 3º. Si las ceremonias de la ley antigua existieron antes de la ley o justificaron bajo la ley

ARTÍCULO 4°. Si las ceremonias de la ley vieja cesaron de tal manera en la muerte de Cristo que desde entonces no pueden ser observadas sin pecado mortal

CUESTIÓN 6ª. De los mandatos judiciales

ARTÍCULO 1º. Si los preceptos Judiciales distínguense rectamente de los ceremoniales

ARTÍCULO 2°. Si los preceptos judiciales son convenientemente distribuidos en cuatro géneros

CUESTIÓN 7ª. De la ley evangélica en cuanto a su substancia

ARTÍCULO 1°. Si la ley nueva es ley escrita o más bien grabada en los corazones

ARTÍCULO 2º. Si la ley nueva justifica

ARTÍCULO 3º. Si la ley nueva debió ser dada desde el principio del mundo

ARTÍCULO 4°. Si la ley nueva ha de durar hasta el fin del mundo

CUESTIÓN 8ª. De la comparación de la ley vieja con la nueva

ARTÍCULO 1°. Si la ley nueva es complemento de la vieja

ARTÍCULO 2º. Si la ley nueva es más gravosa que la antigua

CUESTIÓN 9ª. De lo que se contiene en la ley nueva

ARTÍCULO 1°. Si la ley nueva instituyó suficientemente los actos exteriores

ARTÍCULO 2°. Si la ley evangélica compuso suficientemente nuestros actos interiores

ARTÍCULO 3°. Si la ley evangélica nos añadió congruamente algunos consejos

LIBRO TERCERO
De la Justicia y del Derecho

CUESTIÓN 1ª. Del Derecho

ARTÍCULO 1°. Si el derecho es objeto de la justicia

ARTÍCULO 2°. Si la división del derecho en derecho natural y positivo es conveniente al género

ARTÍCULO 3°. Si el derecho de gentes es el mismo con el derecho natural

ARTÍCULO 4°. Sí el derecho paterno y dominativo se distinguen por alguna razón entre si y del justo político

CUESTIÓN 2ª. De la Justicia

ARTÍCULO 1°. Si la definición de la justicia ha sido rectamente dada por los jurisperitos

Artículo 2º. Si la justicia es virtud, que ordena al que tiene a otro

ARTÍCULO 3°. Si la justicia es virtud

ARTÍCULO 4°. Si la justicia está en la voluntad

ARTÍCULO 5°. Si la justicia es virtud general

ARTÍCULO 6º. Si la justicia tiene materia particular, o si versa acerca de las materias y pasiones de las otras

ARTÍCULO 7°. Si el medio de la justicia es el medio de la cosa, y su acto dar a cada uno lo suyo

ARTÍCULO 8°. Si la justicia es eminentísima entre las virtudes morales

CUESTIÓN 3ª. De la injusticia

ARTÍCULO 1°. Si la injusticia es vicio especial

ARTÍCULO 2°. Si quien hace lo injusto, inmediatamente es juzgado injusto

ARTÍCULO 3°. Si alguno puede padecer lo injusto queriéndolo

CUESTIÓN 4ª. Del juicio

ARTÍCULO 1º. Si el juicio es acto de la justicia

ARTÍCULO 2°. Si juzgar es lícito

ARTÍCULO 3º. Si el juicio temerario, es decir, procedente de sospecha, es lícito

ARTÍCULO 4º. Si las dudas se han de interpretar a la parte mejor

ARTÍCULO 5°. Si se ha de juzgar siempre según leyes escritas

ARTÍCULO 6º. Si el Juicio usurpado es siempre perverso


Un libro de...

  • Fray Domingo Soto (1494-1560). Fue uno de los grandes alumnos de Francisco de Vitoria. Estudió en Alcalá y en París. En 1520 regresó a la Universidad de Alcalá y se encargó de la cátedra de ...



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
aceptar más información